Foursquare por fin encuentra su modelo de negocio

Era 2009 y Facebook se empezaba a hacer popular entre tus padres. Casi todo el mundo jugaba a Farmville y Twitter empezaba a despuntar. En marzo de ese año se lanzaba Fourquare.

 

En aquel entonces, Foursquare era solo otra red social más que permitía a los usuarios hacer check-in en los sitios que visitaban y potencialmente recibir distintivos (badges) por esos check-ins. (Llegué a tener más de 50 alcaldías, alguna de las cuales aún mantengo).

Mucho ha cambiado en el universo Social Media desde 2009, pero Foursquare ha sabido permanecer, aunque no sin algunas adversidades. Hace unos días, en una nota de prensa sobre sus  datos de 2017, Foursquare ha anunciado que el año pasado ha sido el tercer año consecutivo en el que han crecido sus ingresos al menos un 50 por ciento. Increíble, ¿no?

Los datos de Foursquare, con más de 3 mil millones de visitas al mes, 105 millones de sitios en todo el mundo y 25 millones de usuarios activos  (tanto dentro como fuera de las aplicaciones, a través de Pilgrim SDK) que han optado por compartir ubicaciones permanentemente es algo increíblemente valioso para los anunciantes. Pero la transición de ser una App de usuario final a ser una plataforma empresarial, pivotando el modelo de ser un “instagram” a ser un “comScore”, no ha sido un camino de rosas.

En 2014, Foursquare decidió abandonar su aplicación original. En su lugar la compañía, anunció que seguiría ofreciendo los check-ins a través de una nueva aplicación llamada Swarm y que la nueva y mejorada App de Foursquare se centraría únicamente en recomendaciones de lugares, convirtiéndose esencialmente en un competidor directo de Yelp.

El Foursquare original estaba sin dirección, a pesar de tener un gran potencial y una gran variedad de usos. Era una App cool pero a la vez parecía que se estaba quedando obsoleta en un momento en que surgían nuevas aplicaciones. Pero los dueños de Foursquare sabían que los datos que estaban recabando sobre los usuarios tarde o temprano tendrían su recompensa, y fueron capaces de convencer a sus inversores de que su momento llegaría.

Yo era de los que pensaba que su decisión de desagregación era una apuesta arriesgada, pero el tiempo les ha dado la razón y parece ser que ha mececido la pena para la compañía. Ambas aplicaciones tienen más de 50 millones de usuarios activos al mes, lo que ha permitido a Foursquare poner su pie en el acelerador hacia productos empresariales.

Por ejemplo, Pinpoint by Foursquare es un producto publicitario que tienen más de la mitad del Ad Age 100 como anunciantes. La plataforma de atribución de Foursquare permite que esas marcas midan como de efectiva es la publicidad y esa linea de negocio ya ha duplicado sus ingresos en 2017.

Las herramientas para desarrolladores también son una parte integral de los ingresos de Foursquare. Pilgrim SDK y Places API crecieron sustancialmente  según una publicación del CEO Jeff Glueck, y ya ofrecen tecnología de localización a más de 125.000 desarrolladores.

Foursquare incrementó su plantilla en 2017 en más de 50 empleados en puestos de ingeniería, ventas, creatividad, comercial, marketing y operaciones y tiene pensado abrir a lo largo de 2018  una nueva oficina de ingeniería en Chicago, haciendo crecer su equipo técnico en un 30% más antes de final de año.

Ha pasado casi una década, pero parece que por fin Foursquare ha encontrado su camino y puede convertir años de recopilación de datos de consumo en una fuente de ingresos viable.

Y yo que me alegro, porque sigo usando Foursquare y Swarm!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *