Flappy Bird o cómo morir de éxito

flappy-bird-grandeA estas alturas de la película, todo el mundo sabe ya qué es el “Flappy Bird“. Por si acaso hay algún despistado, os doy mi visión de este tema, ya que según voy leyendo más y más sobre el juego, su fundador y la intra-historia, más me fascina y me intriga.

El juego

Flappy Bird es un juego en el que un “pájaro” tiene que pasar sin chocar entre unas tuberías. Con un diseño minimalista y unos gráficos pixelados inspirado en la estética Mario Bros, no hay más misterio. Un contador va contando el número de tuberías que pasas con éxito, pero una vez toques la tubería, por arriba o por abajo o el suelo se acaba la partida. Una sola vida con el objeto de conseguir la mayor puntuación posible.

El juego lo diseñó en apenas 2 noches el joven vietnamita Nguyen Ha Dong, escudado en su estudio Dotgears, desde el que ha desarrollado varios  juegos todos con la misma estética retro de personajes pixelados, y que algunos se pueden ver en su página web dotgears.com

Hasta aquí, todo normal… pero por alguna extraña razón, un juego tan simple en su concepto, pero a la vez tan difícil a la hora de tener puntuaciones altas, se empezó a colar en las listas de juegos más descargados en varios países, llegando a ser número 1 en iTunes y Google Play en más de 20 países.

¿Su modelo de negocio?

Es un juego que se podía descargar gratis, que no tiene elementos freemium (compra de vidas, etc.) y que con un pequeño banner publicitario en la pantalla de inicio del juego, según varios medios ha estado ingresando la friolera de 30.000$ al día (algunos dicen que 50.000$)

Pero su verdadero boom llegó cuando su diseñador, puso un tweet en el que había decidido quitar el juego de las stores para que nadie más se lo pudiera descargar. El mundo entero tenía solo 22 horas para descargarlo o nunca más lo podrían hacer. Desconozco el número de descargas que tuvo en esas 22 horas, pero seguro que millones.

Pero ¿porqué quitarlo de la stores?

Primera opción: “Estoy abrumado por el éxito, no puedo dormir, me están presionando”

Venga ya!! Aunque puede que sea la verdadera razón, si es así, quizá se arrepienta, ya que ganando 50.000$ al día, aunque no pueda dormir, con el dinero que gane con el juego, le permitirá vivir de lo que realmente le gusta. Él dice que creó el juego para que la gente pudiera divertirse un rato en los tiempos muertos, en el metro, baño, etc. pero que la adicción que el juego había creado no le gustaba. También han llegado a decir que en su país no estaba bien visto que alguien se enriquezca de una manera tan rápida…

Segunda opción: Posible demanda de Nintendo.

Otro de los rumores es que Nguyen habría recibido una carta donde Nintendo le daba 24 horas para quitar el juego de las stores o le demandaría por plagio. Según han comentado algunos de sus amigos, Nguyen es verdad que recibió una carta de Nintendo, pero sólo pidiendole explicaciones por el parecido gráfico con Mario Bros. pero nunca para demandarle. De hecho Nguyen puso otro tweet negando que hubiese recibido la amenaza de demanda.

Tercera opción: Estrategia de marketing

Cuando leí lo del tweet en el que decía que en 22 horas retiraría el juego de las stores pensé “Que estrategia de marketing tan genial”. Y supongo que en parte lo fué, ya que ha conseguido una notoriedad mundial que de otra forma no habría conseguido, y estoy seguro que en los próximos juegos que saque su estudio, habrá mucha expectación. Quizá algunos de los grandes estudios quieran ficharle.

En cualquier caso, el juego ya no se puede descargar, pero han surgido oportunistas, que copiando el concepto del juego pero cambiando el nombre y el diseño (Fly Birdie, Flappy Bird Flyer) han intentando hacer dinero aprovechando la coyuntura. Tanto Google como Apple ya han anunciado que no aceptarán en sus stores juegos con el nombre “Flappy” y es mas que probable que retiren otros muchos que se parezcan, algo que no entiendo, ya que en algunos de ellos que no son gratis, tanto Apple como Google se llevan su parte del negocio.

Por otro lado, en eBay han empezado a surgir algunos que compran terminales de segunda mano con el juego instalado llegando a pagar hasta miles de $… ¿Estamos locos o que?

 ¿Que nos ha enseñado este caso?

Muchas cosas obvias, otras no tanto:

  • Se pueden diseñar juegos para móvil en 2 noches y sin apenas recursos. Los grandes estudios de juegos deben estar jodidos…
  • La publicidad in-App da dinero. Y mucho al ver la cantidad de dinero que supuestamente ha recibido Nguyen diariamente.
  • No pasa nada por dejarlo en “la cresta de la ola”, otras oportunidades llegarán.
  • Si algo funciona, te copiarán. Los juegos clones no paran de salir (Fly Birdie, Flappy Bird Flyer) de manera incontrolable.
  • Descarga todas las Apps que puedas: nunca se sabe si algún día podrás vender tu iPhone viejo con una App que ya no se puede descargar
  • Hagas lo que hagas, te criticarán.

Me encantaría que esta historia se convirtiese es un caso de éxito/estudio en las escuela de negocios. El revuelo que se ha causado a nivel mundial es para que muchos entes de las cadenas de valor del ambito mobile se re-planteen todo su modus vivendi.

Por cierto, mi record son 14 tuberías… una miseria, y aunque mis hijos son autenticos jugones, si alguien quiere un iPhone 5 con el juego instalado, que me pregunte por precio!!

 

 

 

Autor: Mario Torija

http://about.me/mtorija

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *