BYOD: Llévate tus dispositivos al trabajo

BYODHasta ahora, cuando empezabas a trabajar en una empresa, ésta te solía proveer de un ordenador (de sobremesa o portátil), de un teléfono fijo, de un teléfono móvil y en algunos casos hasta de una tablet.

Pero esta tendencia está cambiando, no solo por temas de coste en las empresas, sino porque los empleados somos muy particulares y tenemos nuestras manías y preferimos trabajar con nuestro Mac lleno de pegatinas a trabajar con un portátil de última generación con Windows 8. Lo mismo pasa con los móviles e incluso con las tablets. A esta tendencia se le llama BYOD. Pero, ¿cuales son los riesgos, peligros y/o beneficios de permitir esta práctica? 

¿Qué es el BYOD?

BYOD, es un acrónimo del inglés “Bring Your Own Device“, es decir, “tráete tu propio cacharro“. Se tiene constancia de su uso por primera vez en el UBICOMP 2005 pero no fue hasta 2009 cuando se empezó a hablar de ello en una empresa como Intel. Hay quien dice que viene de la idea BYOB (Bring your own bottle) que algunos restaurantes en los años 70 hicieron famosa al permitir a los clientes llevar sus botellas de vino al restaurante, cobrándoles solo por el descorche de la misma (corking fee) (Gracias por el apunte @edans)

Lo cierto es que el BYOD como concepto no es nada nuevo, y nunca sabremos si se inició por parte de algunos directivos de las grandes corporaciones que por poder acceder a smartphones o tablets de alta gama y que no son “corporativos” piden a los CIO’s que les configuren esos dispositivos para utilizarlos desde casa o en la propia empresa o de los frikis anti-sistema que por negarse a utilizar lo “impuesto” deciden empezar a utilizar sus propios dispositivos, sin necesitar que nadie les ayude a configurarlo. Al final tener que hacer muchas excepciones se convierte en lo cotidiano y lo que pudo comenzar como un capricho, está empezando a ser una práctica cada vez más común ya que los todos empleados están ya acostumbrados a acceder a los sistemas de las empresas desde sus móviles personales o desde sus ordenadores de casa, y finalmente piden a gritos a sus jefes dejarles llevar y utilizar sus propios smartphones y tablets a trabajar en vez de utilizar los dispositivos corporativos que tan amablemente las empresas les “prestan”.

Y no es solo un tema de comodidad o de capricho; normalmente en grandes organizaciones, trabajar sobre los dispositivos corporativos supone trabajar con herramientas totalmente desactualizadas tanto en hardware como en software, con versiones que pueden estar fuera de mercado, o utilizar metodologías antiguas e ineficientes, cuando en casa están acostumbrados a tener la última tecnología con el último software.

Riesgos

Uno de los principales stoppers de los programas BYOD lo encontramos en los CIOs (Chief Information Officer), los responsables de IT de las empresas. ¿Por qué? Quizá por su afán de controlarlo todo, ven en temas como la privacidad o la seguridad de sus sistemas un handicap ya que sus sistemas, normalmente cerrados, pueden verse alterados al utilizar elementos exógenos. Según un estudio de la consultora Gartner solo un 22% de los CIOs encuestados afirman haber preparado un Business Case para valorar si es necesario o no un programa de BYOD en su empresa. Y es que para muchos de ellos el BYOD es más un “Bring Your Own Disaster” por lo que puede significar el perder el control sobre todos los dispositivos.

Es más que razonable que temas como la seguridad a la hora de acceder a datos sensibles, información en directorios de red, etc. sea un dolor de cabeza para los responsables de IT. ¿Como controlar que un empleado no copie información sensible de la empresa en su ordenador personal? ¿Como se pueden controlar los temas de licencias de software sobre paquetes como el Microsoft Office? ¿Qué ocurre si te roban un portátil o un móvil que tiene información de la empresa? Difícil de responder, ¿verdad?

Otro de los elementos clave a decidir es si las empresas deben o no subsidiar parte (o la totalidad) de los dispositivos que sus empleados se llevan a la oficina o de las líneas de datos (ya sean ADSL o tarifa plana móvil). Lo ideal según Gartner es subsidiar parcialmente por ejemplo pagando la tarifa plana de datos del móvil que el empleado utilice.

¿Qué ocurre por ejemplo cuando una empresa proporciona un móvil nuevo a un nuevo empleado y éste deja la compañía un mes después? Ha tenido que invertir en el terminal y contratar una línea tanto de voz como de datos y en apenas un mes se encuentra con un terminal libre y una línea que ya no necesita. Mejor hacerlo sencillo: Que el empleado traiga su móvil con su linea ya contratada y se le paga un adicional para subsidiar su tarifa plana de voz o datos. Si deja la compañía, no hay que hacer nada y además ayuda a controlar el coste.

Beneficios

¿Pero son todo riesgos? No… En estudios realizados tanto por Gartner como por IBM, el 82% de los empleados que utilizan programas BYOD, piensan que los smartphones son la clave para su negocio. El los estudios también se incide en que que se incrementa la productividad ya que los empleados se sienten más cómodos con sus terminales de los que normalmente son expertos lo que les permite navegar por el dispositivo de una manera más natural. Además estos dispositivos suelen ser más modernos que los que tiene la empresa y algo importante para la empresa, es que el usuario seguirá llevando el terminal cuando esté en casa, por lo que lo más probable es que si es necesario, trabaje con él.

Hay un beneficio también en cuanto a ahorro de costes para la empresa, pero es más difícil de cuantificar.

En resumen, BYOD ya está aquí y cada vez será mucho más visible en todo tipo de organizaciones. Según Gartner se trata de una tendencia imparable y en 2016 más de un tercio de las empresas dejarán de proveer de dispositivos a sus trabajadores, llegando a ser en 2017 una cifra cercana al 50%.

¿Y tu? ¿Llevas tu móvil o tu portátil a tu empresa? Yo si!

Fuentes: Mashable, Wikipedia, @edans, Gartner

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *